volvi-a-equivocarme

Volví a equivocarme!

Piedad de mí, oh Dios, por tu bondad,
por tu inmensa ternura borra mi delito,
lávame a fondo de mi culpa,
purifícame de mi pecado.

Pues yo reconozco mi delito,
mi pecado está siempre ante mí;
contra tí, contra tí solo pequé,
lo malo a tus ojos cometí.

Salmo 51, 3-6a

Testimonios

Catequesis - Volvi a equivocarme - Martin Valverde

Catequesis

Ver más...

Testimonio de Conversión y Sanación de Juan Guillermo Ríos

Ver más...

Jesús camina contigo en tus tristezas y en tus alegrías...

Si sientes que vas solo con este sentimiento, aquí estamos para ayudarte!


¿Deseas un guía espiritual?


Desde la palabra de Dios

Salmo 25, 17-18: La angustia crece en mi corazón, hazme salir de mis tormentos. Mira mi aflicción y mi penar, perdona todos mis pecados. Mateo 6, 14-15: Si perdonan sus faltas a los demás, el Padre que está en el cielo también los perdonará a ustedes. Pero si no perdonan a los demás, tampoco el Padre los perdonará a ustedes.

El que canta ora dos veces

Santisimo en Vivo

Santisimo en Vivo
recomendado del día

Aferrate a la oración

SALMO MISERERE

Tenme piedad, oh Dios, según tu amor, por tu inmensa ternura borra mi delito, lávame a fondo de mi culpa, y de mi pecado purifícame. Pues mi delito yo lo reconozco, mi pecado sin cesar está ante mí; contra Ti, contra Ti solo he pecado, lo malo a tus ojos cometí. Por que aparezca tu justicia cuando hablas y tu victoria cuando juzgas. Mira que en la culpa ya nací, pecador me concibió mi madre. Mas Tú amas la verdad en lo íntimo del ser, y en lo secreto me enseñas la sabiduría. Rocíame con el hisopo, y seré limpio, lávame, y quedaré más blanco que la nieve. Devuélveme el son del gozo y la alegría, exulten los huesos que machacaste Tú. Retira tu faz de mis pecados, borra todas mis culpas. Crea en mí, oh Dios, un puro corazón, un espíritu dentro de mí renueva; no me rechaces lejos de tu rostro, no retires de mí tu santo espíritu. Vuélveme la alegría de tu salvación, y en espíritu generoso afiánzame; enseñaré a los rebeldes tus caminos, y los pecadores volverán a Ti. Líbrame de la sangre, Dios, Dios de mi salvación, y aclamará mi lengua tu justicia; abre, Señor, mis labios, y publicará mi boca tu alabanza. Pues no te agrada el sacrificio, si ofrezco un holocausto no lo aceptas. El sacrificio a Dios es un espíritu contrito; un corazón contrito y humillado, oh Dios, no lo desprecias. ¡Favorece a Sión en tu benevolencia, reconstruye las murallas de Jerusalén! Entonces te agradarán los sacrificios justos, --holocausto y oblación entera-- se ofrecerán entonces sobre tu altar novillos.

Ver más...