tengo-una-necesidad-especial

Tengo una necesidad especial!

Escucha, Yahvé, el clamor de mi voz,
¡ten piedad de mí, respóndeme!
Digo para mis adentros:
«Busca su rostro».
Si, Yahvé, tu rostro busco:
no me ocultes tu rostro.
No rechaces con ira a tu siervo,
que tú eres mi auxilio.

Salmo 27, 7-9a

Testimonios

Catequesis - Tengo una necesidad especial - Cuan grande es la misericordia de Dios

Catequesis

Ver más...

Testimonio de Alberto Goitia

Ver más...

Jesús camina contigo en tus tristezas y en tus alegrías...

Si sientes que vas solo con este sentimiento, aquí estamos para ayudarte!


¿Deseas un guía espiritual?


Desde la palabra de Dios

  • Hechos 18: 9 -10
  • 18:9 Una noche, el Señor dijo a Pablo en una visión: "No temas. Sigue predicando y no te calles.
  • 18:10 Yo estoy contigo. Nadie pondrá la mano sobre ti para dañarte, porque en esta ciudad hay un pueblo numeroso que me está reservado".
  • Marcos 6:34 – 44
  • 6:34 Al desembarcar, Jesús vio una gran muchedumbre y se compadeció de ella, porque eran como ovejas sin pastor, y estuvo enseñándoles largo rato.
  • 6:35 Como se había hecho tarde, sus discípulos se acercaron y le dijeron: "Este es un lugar desierto, y ya es muy tarde.
  • 6:36 Despide a la gente, para que vaya a los campos y pueblos cercanos a comprar algo para comer".
  • 6:37 Él respondió: "Denles de comer ustedes mismos". Ellos le dijeron: "Habría que comprar pan por valor de doscientos denarios para dar de comer a todos".
  • 6:38 Jesús preguntó: "¿Cuántos panes tienen ustedes? Vayan a ver". Después de averiguarlo, dijeron: "Cinco panes y dos pescados".
  • 6:39 Él les ordenó que hicieran sentar a todos en grupos, sobre la hierba verde,
  • 6:40 y la gente se sentó en grupos de cien y de cincuenta.
  • 6:41 Entonces él tomó los cinco panes y los dos pescados, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición, partió los panes y los fue entregando a sus discípulos para que los distribuyeran. También repartió los dos pescados entre la gente.
  • 6:42 Todos comieron hasta saciarse,
  • 6:43 y se recogieron doce canastas llenas de sobras de pan y de restos de pescado.
  • 6:44 Los que comieron eran cinco mil hombres.
  • Romanos 5: 6- 8
  • 5:6 En efecto, cuando todavía éramos débiles, Cristo, en el tiempo señalado, murió por los pecadores.
  • 5:7 Difícilmente se encuentra alguien que dé su vida por un hombre justo; tal vez alguno sea capaz de morir por un bienhechor.
  • 5:8 Pero la prueba de que Dios nos ama es que Cristo murió por nosotros cuando todavía éramos pecadores
  • Filipenses 4: 19
  • 4:19 Dios colmará con magnificencia todas las necesidades de ustedes, conforme a su riqueza, en Cristo Jesús.
  • 1 Timoteo 6: 8
  • 6:8 Contentémonos con el alimento y el abrigo.
  • Génesis 24: 15
  • 24:15 Apenas había acabado de hablar, cuando he aquí que salía Rebeca, hija de Betuel, el hijo de Milká, la mujer de Najor, hermano de Abraham, con su cántaro al hombro.
  • 1 Reyes 8 : 52
  • 8:52 Que tus ojos estén abiertos a la súplica de tu servidor y de tu pueblo Israel, para escucharlos cada vez que te invoquen,
  • 2 Crónicas 6:4
  • 6:4 Él dijo: "Bendito sea el Señor, el Dios de Israel, que ha cumplido con su mano lo que su boca había anunciado a mi padre David, cuando le dijo:
  • 6:5 'Desde el día en que hice salir del país de Egipto a mi pueblo, no elegí otra ciudad, entre todas las tribus de Israel, para que allí se edificara una Casa donde residiera mi Nombre, ni elegí a otro hombre para que fuera príncipe de mi pueblo Israel, 6:6 sino que elegí a Jerusalén para que allí residiera mi Nombre, y elegí a David para que estuviera al frente de mi pueblo Israel'.

El que canta ora dos veces

Santisimo en Vivo

Santisimo en Vivo
Oracion al Sagrado Corazon de Jesus

Aferrate a la oración

Oración al sagrado Corazón de Jesús para una grave necesidad

Oh Divino Jesús que dijiste: «Pedid y recibiréis; buscad y encontraréis; llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, y el que busca encuentra, y a quien llama se le abre». Mírame postrado a tus plantas suplicándote me concedas una audiencia. Tus palabras me infunden confianza, sobre todo ahora que necesito que me hagas un favor: (Se ora en silencio pidiendo el favor) ¿A quién he de pedir, sino a Ti, cuyo Corazón es un manantial inagotable de todas las gracias y dones? ¿Dónde he de buscar sino en el tesoro de tu corazón, que contiene todas las riquezas de la clemencia y generosidad divinas? ¿A dónde he de llamar sino a la puerta de ese Corazón Sagrado, a través del cual Dios viene a nosotros, y por medio del cual vamos a Dios? A Ti acudimos, oh Corazón de Jesús, porque en Ti encontramos consuelo, cuando afligidos y perseguidos pedimos protección; cuando abrumados por el peso de nuestra cruz, buscamos ayuda; cuando la angustia, la enfermedad, la pobreza o el fracaso nos impulsan a buscar una fuerza superior a las fuerzas humanas. Creo firmemente que puedes concederme la gracia que imploro, porque tu Misericordia no tiene límites y confío en que tu Corazón compasivo encontrará en mis miserias, en mis tribulaciones y en mis angustias, un motivo más para oír mi petición. Quiero que mi corazón esté lleno de la confianza con que oró el centurión romano en favor de su criado; de la confianza con que oraron las hermanas de Lázaro, los leprosos, los ciegos, los paralíticos que se acercaban a Ti porque sabían que tus oídos y tu Corazón estaban siempre abiertos para oír y remediar sus males. Sin embargo... dejo en tus manos mi petición, sabiendo que Tú sabes las cosas mejor que ...

Ver más...