te-necesito-dios

Te necesito Dios!

En mi angustia grité a Yahvé,
pedí socorro a mi Dios;
Desde su templo escuchó mi voz,
resonó mi socorre en sus oídos.

Salmo 18, 7

Testimonios

El gran milagro de la Eucaristia

Catequesis

Ver más...

Testimonio de Marino Restrepo

Ver más...

Jesús camina contigo en tus tristezas y en tus alegrías...

Si sientes que vas solo con este sentimiento, aquí estamos para ayudarte!


¿Deseas un guía espiritual?


Desde la palabra de Dios

  • Habacuc 1:2
  • ¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás; y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvarás?
  • Juan 14 : 16-17
  • 16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:
  • 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
  • Salmo 142: 5 -7
  • Clamé a ti, oh Jehová; Dije: Tú eres mi esperanza, Y mi porción en la tierra de los vivientes.

  • Escucha mi clamor, porque estoy muy afligido. Líbrame de los que me persiguen, porque son más fuertes que yo.

  • Saca mi alma de la cárcel, para que alabe tu nombre; Me rodearán los justos, Porque tú me serás propicio.

  • Isaías 41:10
  • No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

El que canta ora dos veces

Santisimo en Vivo

Santisimo en Vivo
Te necesito Dios

Aferrate a la oración

Necesito de ti

Amado Señor Yo no soy digno de tu amor, ni de tu presencia, ni de tu consuelo. Sin embargo, tú estás siempre presente. ¿Cómo sería mi camino si tú no me guiaras? Yo necesito tus manos. Yo necesito tus palabras, tu dirección, tu comprensión. La vida sin ti, es inerte, oscura y vacía. Yo no puedo agradecerte con las obras de mis manos, mi corazón es demasiado humano y mi razón ante ti, es como polvo. Tú eres el Amor creador. Tú eres el amor que reconforta, que renueva, mi pan de cada día, alimentas mi vida con tantas bendiciones que si cada instante que viviera yo te agradecería, la eternidad no fuera suficiente para decirte gracias mi Señor. Pero hoy vengo a ti, con más de una dificultad, llevo en mí las incomprensiones propias de la humanidad. Yo te pido no mi voluntad sino la tuya. Hágase Señor, según tu sabiduría divina. Concédeme tu amor y la paz que clama mi alma, endereza mi camino, abrázame con tu fuego redentor, las impurezas de mi corazón. Hazme caminar de rodillas, humilla mi alma hasta el sol, pero sin embargo no me dejes Señor. Yo necesito de ti, tengo sed y tengo hambre de tu palabra viva. Es más toda la humanidad te necesita. Gracias señor por ser como eres, luz disipando las tinieblas, paz calmando las angustias, fortaleza trascendiendo las enfermedades de este cuerpo y de esta alma, siempre tú y solo tú. Cargado estoy Señor de pesares, de heridas y de conflictos, mi mundo se ha hecho pequeño, mi camino se estrecha, Yo te necesito, clamo por ti, haz en mi un milagro, restaura mi alma, déjame servirte por piedad, por amor, por entrega, y llévame contigo a la cruz de tu calvario, para que pueda comprenderte mejor y ser limpio ...

Ver más...