• Estoy alegre, quiero alabarte y servirte!

    estoy-alegre-quiero-alabarte-y-servirte

    Venid, cantemos gozosos a Yahvé, aclamemos a la Roca que nos salva; entremos en su presencia dándole gracias, aclamándolo con salmos.
    Salmo 95, 1-2

    Ver más...
  • Volví a equivocarme!

    volvi-a-equivocarme

    Piedad de mí, oh Dios, por tu bondad, por tu inmensa ternura borra mi delito, lávame a fondo de mi culpa, purifícame de mi pecado.
    Salmo 51, 3-4

    Ver más...
  • Tengo una tristeza que me embarga!

    tengo-una-tristeza-que-me-embarga

    Yahvé, mi Dios salvador, a ti clamo noche y día; llegue mi súplica a ti, presta oído a mi clamor.
    Salmo 88, 2-3

    Ver más...
  • Te necesito Dios!

    te-necesito-dios

    En mi angustia grité a Yahvé, pedí socorro a mi Dios; Desde su templo escuchó mi voz, resonó mi socorre en sus oídos.

    Salmo 18, 7

    Ver más...
  • Tengo rabia e intenso dolor, no puedo perdonar

    tengo-rabia-e-intenso-solor-no-puedo-perdonar

    Estoy extenuado de gemir, baño mi lecho cada noche, inundo de lágrimas mi cama; mis ojos se consumen de rabia. La insolencia define a mis opresores, ¡apartaos de mí malhechores!
    Salmo 6, 7-9a

    Ver más...
  • Tengo muchas dudas y no sé qué hacer!

    tengo-muchas-dudas-y-no-se-que-hacer

    Yahvé da firmeza a los pasos del hombre, se complace en su camino; aunque caiga, no queda tirado, pues Yahvé lo sostiene por la mano.
    Salmo 37, 23-24

    Ver más...
  • Me siento solo, necesito ayuda!

    me-siento-solo-necesito-ayuda

    ¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado? Estás lejos de mi queja, de mis gritos y gemidos. Clamo de día, Dios mío, y no respondes, también de noche, sin ahorrar palabras. Salmo 22, 2-3

    Ver más...
  • Ya no aguanto más!

    ya-no-aguanto-mas

    ¿Hasta cuándo, Yahvé? ¿Me olvidarás para siempre? ¿Hasta cuándo me ocultarás tu rostro? ¿Hasta cuándo andaré angustiado, con el corazón en un puño día y noche? ¿Hasta cuándo me someterá el enemigo?. Salmo 13, 2-5

    Ver más...
  • Tengo una necesidad especial!

    tengo-una-necesidad-especial

    Escucha, Yahvé, el clamor de mi voz, ¡ten piedad de mí, respóndeme! Digo para mis adentros: «Busca su rostro». Si, Yahvé, tu rostro busco: no me ocultes tu rostro. No rechaces con ira a tu siervo, que tú eres mi auxilio. Salmo 27, 7-9a

    Ver más...